domingo, 5 de julio de 2015

DISCURSO POR EL DÍA DEL MAESTRO

Señor Director de la Institución Educativa Jorge Chávez de Comas.
Estimados padres de familia.
Queridos profesores y alumnos.
Con mucho placer me dirijo a ustedes, compartiendo la unidad y el entusiasmo de nuestra institución educativa, para celebrar el Día del Maestro; un día del año en que resaltamos la enorme labor de los profesores y profesoras, cual es el de conducir con su ejemplo y sabiduría a las nuevas generaciones de la patria. Mi respeto hacia aquellos hombres y mujeres que decidieron abrazar esta profesión, que sabemos no es bien remunerada, pero da gratas satisfacciones porque quien cumple su deber pedagógico con responsabilidad y eficiencia, tendrá siempre el mejor recuerdo de sus alumnos. Esa es la mayor recompensa, haber cumplido con su deber formador en conocimiento y valores que nutren el alma y preparan para la vida.
Hay muchos ejemplos de maestros y maestras cuyos nombres escogieron los colegios para honrarlos como: Víctor Andrés Belaúnde, Carlos Wiese, Carlos Cueto Fernandini, Teresa Gonzáles de Faning, Jorge Basadre, Esther Festini de Ramos Ocampo, entre otros, verdaderos modelos de entrega y sacrificio por una mejor educación.
Como no mencionar al verdadero maestro: Jesús, el hijo de Dios, que llamó a sus discípulos y los fue formando hasta convertirlos de personas sin mayor cultura a valientes apóstoles, líderes dispuestos como Él al sacrificio de la entrega total, para que todos conozcan la buena noticia.    
El verdadero maestro es un líder, no sólo imparte sus conocimientos en la materia que domina, sino que promueve valores, corrige, estimula las iniciativas de los estudiantes, más que enseñar busca que el alumno aprenda. No tiene la última palabra de la ciencia pues sabe que con los adelantos tecnológicos, cualquier discípulo podría acceder a información más actualizada que él desconoce.
No genera temor, más bien despierta admiración y respeto.  Es paciente porque sabe que todos no tienen el mismo nivel de comprensión de las cosas, ilumina constantemente y estimula el amor a la sabiduría.

Apreciados maestros, la Gracia de Dios les acompañe siempre, no duden en capacitarse y ser cada día mejores, muchos estudiantes se miran en ustedes, que son como caminos que dejan sentir su influencia en el fértil campo de la cultura, cada lección que brindan es una oportunidad de cambio, una semilla presta a dar fruto.
Sirva este pequeño homenaje para agradecerles por ser parte de nuestro segundo hogar, el colegio, por su invalorable tarea de educadores que nos asisten en nuestras debilidades y desalientos.
¡Que vivan los maestros!

Muchas gracias.

miércoles, 17 de junio de 2015

HACERSE ESCUCHAR

Para hablar en público hay que hacerse escuchar, esto quiere decir que debemos mirar al público, observar sus reacciones a lo que decimos. Cuando no miramos al público es como si estuviéramos hablando con nosotros mismos, no hay una verdadera comunicación.
La chispa de la vida está en los ojos de las personas. Con la mirada se vence y se convence, nos ponemos de acuerdo.    

jueves, 4 de junio de 2015

jueves, 28 de mayo de 2015

DISCURSO POR EL DÍA DEL PADRE


Estimados compañeros:

En cada niño que nace Dios nos quiere decir que no ha perdido su esperanza en el hombre. 
Dice la Biblia resume tus discursos, di muchas cosas en pocas palabras. Por eso quiero decirles que es un gusto para mí hacer uso de la palabra una vez más en esta alegre, festiva, agradable, acogedora, encantadora y pintoresca reunión que se engalana con la presencia de cada uno de ustedes y que representa, significa, implica la celebración de una fecha más del Día del Padre.
En ese sentido quiero expresar mi homenaje a todos los padres que cumplen la noble misión de hacer de sus hijos lo que deben de ser, hombres y mujeres bien educados, satisfechos, alegres, que mañana más tarde van a conformar una sociedad próspera y feliz. Cuando esto no sucede por descuido o falta de los padres, los hijos pueden llegar a ser hombres y mujeres perversos que nos llevarán a la violencia, la anarquía, la indiferencia.
 Quiero rendir mi homenaje a aquellos hombres que saben transmitir a sus hijos el inagotable caudal de sus virtudes cívicas y morales, promoviendo en ellos la lectura de buenos libros lo cual permitirá que desarrollen su vida espiritual.
Compañeros gracias a los extraordinarios logros del hombre el mundo moderno es prodigiosamente bello y grande, pero cuando el hombre debería vivir más del espíritu se deja dominar por la materia perfeccionada que se vuelve contra el espíritu y si el espíritu desaparece también desaparece el hombre. Tal vez mañana el hombre visite a los planetas vecinos pero ¿cuál será el interior de ese hombre? convendría recordar la solemne y siempre actual advertencia de Jesucristo cuando dice que poco le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma. Siendo los hijos el regalo más grande que Dios le puede dar a un ser humano yo deseo que también les dé la sabiduría para que sigan educando a sus hijos con cariño, instrucción, autoridad y así lograr lo que ansía todo buen padre que es la felicidad de sus hijos.
Dice la filosofía hindú que el principio fundamental de la vida es el disfrute. Hemos nacido para disfrutar, para ser felices y eso es precisamente lo que el mundo necesita, gente que se pase la vida amando, gente que sea feliz porque solo el que tiene amor puede dar amor, solo el que es feliz puede dar felicidad. Mucha gente es infeliz porque desconoce que la verdadera felicidad está en Dios y solamente en Dios, el que no tiene a Dios necesita consuelo pero el que tiene a Dios ¿qué consuelo necesita?
Quiero finiquitar mi intervención deseando que el día domingo disfruten el Día del Padre en unión de sus seres queridos. 
Muchas gracias.

sábado, 23 de mayo de 2015

IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN PADRE - HIJO

Los padres tienen una enorme influencia sobre los hijos. Estos admiran su fuerza, guía, entusiasmo. Como dice el refrán DE TAL PALO TAL ASTILLA.  


miércoles, 20 de mayo de 2015

PREPARA AL NIÑO PARA EL CAMINO

Los niños son como el cemento fresco, todo aquello que les cae les deja una huella indeleble.
No debemos quitarles sus ilusiones con promesas no cumplidas.
No hay niño problema sino adulto problema.  
Recordemos que lo que hacemos vale más que lo que decimos.